Ejercicios de yoga: El Saludo a la Luna

4
asanas de yoga

Este ejercicio de yoga combina una serie de posturas de yoga (asanas) y respiraciones que benefician el cuerpo y la mente de quien lo practica.

Te explicamos las posturas que debes hacer para practicar el saludo a la luna. Un total de 12 posturas esenciales permitirán que disfrutes de la cultura del hatha yoga.

  1. Ponte de pie, con los pies juntos, mirando al este. Las manos deben estar unidas frente al pecho. Realiza una respiración profunda.
  2. Relájate e inspira lentamente mientras elevas los brazos. Primero desplázalos hacia el frente y después hacia atrás arqueando todo el cuerpo y llevándolos en línea con la cabeza. Para ello, bascula un poco las piernas y manténlas estiradas hacia delante.
  3. Ve bajando hacia el suelo y hacia el frente lentamente con los brazos estirados mientras espiras. Finalmente, coloca la cabeza frente a las rodillas sin flexionar las piernas hasta apoyar las palmas de las manos en los pies.
  4. Desplaza la pierna derecha hacia atrás apoyando la rodilla y el pie en el suelo. Lleva el tronco y los brazos también hacia atrás mientras inspiras.
  5. Espira y sitúa las manos a la altura de pie izquierdo. Desplaza este pie al lado del derecho situándote de cuclillas sobre las manos y los pies.
  6. Inspira profundamente y adelanta el pie derecho ubicándolo entre las manos. Eleva los brazos hasta adoptar la cuarta posición.
  7. Retén la respiración y retrocede la pierna izquierda para que tu cuerpo quede suspendido en línea recto con el suelo apoyándote sobre las manos y las puntas de los pies.
  8. Inhala y dobla las piernas y desplaza las nalgas hacia los talones. Apoya la frente en el suelo.
  9. Siéntate de cuclillas mientras continúas inhalando. Lleva la cabeza y los brazos en apertura hacia atrás.
  10. Exhala mientras llevas las manos al suelo y da un pequeño salto de manera que apoyes solamente las puntas de los pies posicionándolas ligeramente por detrás de las manos.
  11. Relájate e inspira lentamente para ir elevando los brazos hacia el frente. Arquea el cuerpo hacia atrás desplazando los brazos en línea con la cabeza. Basculas las piernas y manténlas estiradas hacia el frente.
  12. Ponte de pie, con los pies juntos, mirando al este. Las manos deben estar unidas frente al pecho mientras realizas una profunda espiración.

Beneficios del saludo a la luna:

Sus beneficios son semejantes a los que aporta el saludo al sol.