Postura de yoga: El Guerrero

0
Postura de yoga El Guerrero

La postura del guerrero en yoga es una de las asanas que se practica de pie, y trabaja la energía que nos conecta a la tierra. La variación principal de la postura del guerrero, es la que os presentamos a continuación, aunque hay que destacar que esta asana tiene tres variaciones posibles.

Esta postura de yoga fortalece nuestra conexión con las raíces de la tierra y tiene como objetivo principal establecer una base sólida en las piernas. Con la postura del guerrero también aprenderemos a expandir el pecho, por eso es una postura perfecta para buscar la integración de nuestras pasrtes inferior y posterior del cuerpo.

Cómo hacer la postura del guerrero en yoga

  1. Para practicar la postura del guerrero partimos de la postura de la montaña, es decir, completamente erguidos, rectos, de pie y perpendiculares al suelo. Coge aire y separa los pies, apoyando las manos en las caderas. Gira la pierna derecha con el pie hacia afuera con un ángulo de unos 90 grados, de forma que la línea del talón se cruce con el punto medio del arco interno del pie opuesto. Cuando lo tengas en posición gira la pierna y el pie izquierdo unos 45 grados hacia dentro.
  2. Cuadra las caderas adelantando la parte derecha y con una inhalación de aire sube los brazos por encima de la cabeza, estirador, y une en lo alto las palmas de tus manos.
  3. Sueta el aire mientras doblas la rodilla izquierda, descendiendo sobre el muslo derecho y el isquión. Con la rodilla flexionada unos 90 grados la notarás justo encima del eje del tobillo.
  4. Intenta tomar conciencia de la parte posterior de tu cuerpo. Con la pierna adelantada trata de equilibrar el peso de tu cuerpo con la otra pierna. Siente como se estira la parte posterior de tu pierna derecha.
  5. Deja caer el cóccix hacia abajo y abre la cara frontal de las caderas, el abdomen pélvico y la parte frontal del muslo derecho.Con este movimientose crea espacio en la espina lumbar yestirarás el final de la espalda. Levanta la cabeza mirando hacia el cielo e intenta tomar conciencia de las partes del cuerpo que estás trabajando y no puedes ver. Muévete desde abajo de la cintura para doblar la espalda mientras te estiras hacia arriba desde la parte media de la espalda y los brazos. Mantén siempre la conexión entre piernas y pies.
  6. Coge aire mientras estiras la pierna izquerda. Cuando sueltes el aire, hazlo mientras bajas los brazos y adelantas el pie derecho.  Vuelve a la postura inicial de La Montaña, y después repite el ejercicio hacia el otro lado.