Yoga y tantra: como se complementan

0

Es importante recalcar que el Tantra y el Yoga son conceptualmente distintos. Si bien te conduce a la misma meta, los caminos yla forma de hacerlo no sólo son distintas sino que además son contrarias.

El proceso del Yoga es metódico; consiste de una técnica y no necesariamente una filosofía (aunque en ese sentido hay discrepancias al respecto entre diferentes estudiosos). Al igual que el Tantra, la realización de Yoga también depende de la acción, del método, de la técnica. Si bien la acción te conduce al Yoga, el proceso es distinto: en el Yoga tienes que luchar, es el camino del guerrero; pero en el Tantra no hay que luchar sino, que hay que ser indulgente, pero con consciencia. Si se tuviera que definir el Yoga y el Tantra diría que el Yoga es una supresión con consciencia y el Tantra es indulgencia con consciencia.

El Tantra dice: acéptate tal como eres. Es una profunda aceptación. En tal sentido, no hay distancia entre tú y lo real, entre lo mundano y el nirvana. En tal sentido, dado que las células de tu ser están fuertemente ligadas a la sexualidad, tu mente destaca lo sexual.

Por el contrario el Yoga lucha contra esta energía sexual; a través de la lucha, creas en ti un centro diferente y cuanto más luchas, más te integras en él, en ese caso el sexo deja de ser tu centro.

Sin embargo, en el Tantra se proclama lo siguiente: Utiliza tu energía sexual, no luches contra ella, ¡transfórmala! No pienses en términos de antagonismo, sé amigable con ella. Es tu energía; no es maligna ni nociva…la energía sexual está ahí; es la energía básica, energía por la cual tú haz venido a este mundo…