Postura de yoga: El Gato

0
La postura el gato en yoga

La Asana del Gato es una de las posturas de yoga más simples, al menos a primera vista, porque en realidad para practicar la postura del gato en yoga es necesario trabajar y desarrollar la capacidad de concentración.

Con la postura del gato desarrollas la capacidad de atención, ya que obliga a visualizar nuestros espacios intervertebrales para movilizarlos, al mismo tiempo que debemos establecer un ritmo de respiracion pausado y constante. Los movimientos del cuerpo en la postura del gato deben ir al compás de la respiración.

Cómo hacer la postura del gato en yoga

  1. Posición a cuatro patas. Coge aire mientras levantas el cóccix y la cabeza, y curvas la espalcia hacia abajo. Es posible que te cuesta mantener la parte superior de la espalda en esta posición cóncava, pero debes trabajar para que así sea. Trabajarán todos los músculos de la columna y sentirás como se activa la masculatura de las zonas media y superior, mientras realizas el movimiento. Los codos deben estar lo más rectos posible. Cuando levantes la mirada hacia el cielo, evita tensar la parte posterior del cuello.
  2. Cuando sueltes el aire redondea la espalda. Siente como los omoplatos se separan miesntras relajas los músculos del cuello y de la columna. Para ser capaz de levantar y redondear toda la columna, procura empujar las vértebras inferiores de esta zona hacia arriba. El cóccix hacia dentro y la barbilla en dirección a la garganta, te ayudará a lograr con éxito esta segunda parte del ejercicio. Las palmas de las manos rectas contra el suelo. Siente como se estira tu espalda y toma conciencia de tu cuerpo.
  3. Cuando pases de la posición 1  a la posición 2 procura hacerlo de forma fluida, cada vez que redondees la espalda hazlo con una exhalación completa, del mismo modo, cuando arquees tu espalda intenta hacerlo coincidir con el comiendo de la inhalación dal aire.

 

Fuente de la imagen: YogaTrail.Com (Paolo J. – Sao Pailo, Brazil)